¿QUE IMANES USAR,LOS POTENTES O LOS DE BAJA POTENCIA?

 

El biomagnetismo que tiene el cuerpo humano es el magnetismo del Cuerpo Energético o del aura que protege al cuerpo de las vibraciones negativas y que “nutre” a todo el cuerpo físico como es ya sabido por todos.
Cuando se sufren alteraciones energéticas en este cuerpo absorbemos todo tipo de vibraciones negativas que terminan afectando algún órgano del cuerpo físico ya que el cuerpo Energético se conecta a este último a través de los chacras, que vienen siendo los centros
energéticos del cuerpo.
La vibración del cuerpo Energético (magnetismo) es una vibración bastante sutil y muy distinta a la vibración de los imanes, especialmente a los de alto poder. 
Los imanes de por si  son mucho más potentes que la energía áurica.
Al ser la sintonía o las vibraciones distintas entre el cuerpo energético y los imanes, estos no
pueden interactuar.
Por eso es  importante destacar que cuanto más sutil y más débil es la parte magnética de los imanes, en mayor medida pueden revertir problemas físicos porque se acercan más a la vibración áurica.
Cuando  el magnetismo de los imanes es pequeño llega a ser similar al  del cuerpo energético y sincroniza con el.
Aquí, si que sana, porque armoniza puntos  áuricos que están funcionando mal. En cambio los imanes fuertes vibran en forma completamente disímil a la vibración del aura humana.
Lo importante y que debemos resaltar es que hay distintos tipos de magnetismo, siendo el magnetismo del ser humano un magnetismo débil y mucho más sutil. En cambio el magnetismo de los imanes es mucho más poderoso por lo que no vibran en resonancia con el cuerpo energético.
Para que los imanes que usemos en terapias biomagneticas se acoplen a la resonancia del cuerpo energético o áurico, tienen que ser imanes mucho más pequeños en potencia para que
vibren sutilmente.

Fuente : http://qisomamedicina.blogspot.com/2011/04/los-imanes-con-inductor.html

 



Web site eleborado por GitMag & Carmen Sos © 2010

© Copyright 2010